Formación Profesional

La Coordinación de Formación Profesional tiene a su cargo la Carrera Profesional Técnica en Archivística.

Carrera Profesional Técnica en Archivística

Los futuros ingresantes que estudiarán la Carrera Profesional Técnica en Archivística podrán beneficiarse de un servicio educativo de calidad, con docentes de primer nivel con experiencia en entidades públicas y privadas del país, laboratorios de cómputo con equipos de última generación y biblioteca especializada, contando con el respaldo del AGN como ente rector del Sistema Nacional de Archivos (SNA).

  • 3 módulos formativos (3 años equivalentes a 6 períodos académicos)
  • 28 unidades didácticas específicas
  • 9 unidades didácticas de empleabilidad
  • 127 créditos académicos.

El profesional técnico en Archivística, sustenta su formación académica en sólidos conocimientos científicos, humanísticos y tecnológicos; encontrándose preparado para llevar adelante la sistematización de la disciplina en todos los espacios de aplicación.

Su carácter holístico se complementa con conocimientos administrativos, adicionando en su formación la preparación en el diseño de políticas documentales, de gestión y conducción de órganos de archivos. Asimila y aplica la tecnología de la información en la creación de archivos virtuales como parte del fenómeno de la globalización.

Perfil de Ingresante:

Es una persona que posee firmeza, y una ilimitada vocación de servicio, que actúa éticamente como custodio del patrimonio documental dispuesto a preservar su integridad física, y seguridad por ser documentos de alto contenido donde se preserva la memoria de la Nación para lo cual propone las normas pertinentes.

Perfil de Egresado:

El archivero profesional técnico se dedica al estudio y manejo de los fondos documentales de toda naturaleza. Posee conocimientos, capacidades intelectuales de observación, juicio crítico, es acucioso, está en la búsqueda permanente del orden, la seguridad, la preservación del patrimonio documental. Tiene habilidades perceptivas, motoras, comunicativas para el ejercicio profesional. Su formación multidisciplinaria se orienta a la organización sistemática de archivos de distinto nivel de complejidad, a su gestión, promoción, seguridad y salvaguarda. El archivero acopia, organiza, clasifica, administra y conserva la correcta utilización de la documentación y la pone al servicio de todos los conciudadanos. Por ello, el archivero es un profesional indispensable en la vida de nuestra sociedad.